info@bategaemocional.com
Tel. 655 151 465

Un lugar que ya NO

Ballet

Era de esos pequeños, recuerdo que de un color rojo intenso y, como no, con corazones. Eran blancos y pequeños. Y la llave: bajo llave. Como si un diario de niña no lo abriera hasta un clip. En fin… Era lo más secreto, lo más profundo, lo más mío.

Siempre me ha gustado escribir. Escribir y… bailar.

Ese fue el primero. Con mis pensamientos, fugaces pero intensos, de tinta pero de mi puño y letra, reales y tan de verdad como lo es la niñez.

Un diario de una niña que echaba de menos a su padre. Que ocupó un lugar que NO. Una niña que de tres fue la primera. Responsable, obediente, educada, con voluntad y leal.

Pero: ¿ y que saben las niñas de lugares? ¿y qué saben de lealtades? ¿y de responsabilidades? ¿ y de emociones de tinta y lágrimas de papel?

Una niña que se posicionó. Que luchaba a capa y espada por ella, que se quedaba en casa, que siempre estaba. Una niña que habitó su herida que dio su vida y su mirada, porque ellos no.

La mayor, y la que los otros dos piensan y sienten que no necesita “de” porque sola se basta.

¿Qué saben ellos de lugares? ¿de lealtades? ¿de responsabilidades? ¿de necesidades? Qué saben de emociones hechas tinta…

Bailar, salirte de ti, vestirte de fantasía, magia. Sentir el dolor en las puntas de los dedos de tus pies y poder ver como puedes vivir por unos segundos el equilibrio más perfecto, mientras giras y giras. Pagaría por ese olor a resina, por el crujir del suelo. Esa niña y yo pagaríamos.

Veintitantos echando de menos, queriendo más. Veintitantos con tanto y queriendo menos.

Y es una detrás de otra que la vida te va presentando la misma situación. La misma. ¿Que, por qué? Para que abraces a esa niña. La reconozcas. Le des voz y nombre a lo que no tuvo y tuvo. Y para que te eches sobretodo en falta a ti.

A ti fuera de ese tablero. Ya no es tu partida.

Ahora juegas otra. Y es la “de tu vida”. La que las lealtades, las necesidades y los “primero yo antes que tú” ya no mueven ficha.

Una jugada en la que ya no “eres de azúcar” y te quedas fuera si no abres bien los ojos.

Siempre me ha gustado escribir. Escribir y… bailar.

Responder

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

NEWSLETTER

Inscríbete a nuestro newsletter: