info@bategaemocional.com
Tel. 655 151 465

En los cuentos ellas pueden, en la realidad no.

Captura de pantalla 2017-11-29 a las 10.50.47

Cuando las niñas vuelan alto* es el título del cuento que compré ayer. Ahora no hago más que encontrarme en las librerías cuentos en los que las princesas llevan pantalones y deciden no besar al sapo. Cuentos en los que dan voz a las niñas. En los que ellas también pueden, como ellos. Historias de mujeres extraordinarias que consiguieron logros que fueron callados. En definitiva, relatos para que las niñas crean desde muy pequeñitas que pueden ser lo que ellas quieran.

Y por un lado pienso, ¡qué bien, dejar a Disney con su repertorio rosa en casa! ¡Qué alegría que todas las niñas puedan verse ilustradas en estos álbumes pudiendo proyectar un futuro igual! Y qué suerte que haya personas que se las lean y expliquen el significado tan arraigado que se encuentra en cada historia. Porque son niñas reales, no princesas de cuento. Y a la vez pienso, ¡qué incongruencia! Estas niñas (incluida mi hija) un día cambiarán de canal y verán en las noticias como una chica violada por cinco chicos tiene que dejar su alma para defender lo poquito que le queda. Niñas que sentirán como su corazón se acelera a cada paso del chico que tengan detrás al volver a casa por la noche. Niñas que verán como su esfuerzo para todo debe ser el triple del exigido para los niños. Niñas que verán cuestionada su libertad de no ser madre, su libertad de tener un solo hijo, o su libertad por tener tres o cuatro. Niñas en las que su NO sea un sí para otros. Niñas que abrirán el portal de casa mirando tres veces atrás por si hay alguien. Niñas que fingirán hablar con el móvil a las tres de la mañana para que no le hagan nada. Niñas que dejarán de “viajar solas”. Niñas que…

Y sí. Con estos cuentos damos voz a esa activista, a esa pintora, periodista, inventora, aviadora. Y sí. A la vez seguimos gritando: ¡Hasta que no me maten, no me van a creer!, seguimos leyendo: “30 disparos de su marido la mataron ayer”. Y seguimos manifestando: “¡Basta ya!”

*Cuando las niñas vuelan alto, Raquel Díaz Reguera. Ed. Lumen.

Responder

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

NEWSLETTER

Inscríbete a nuestro newsletter: